martes, 30 de junio de 2015

30 de junio, día de San Adolfo de Osnabrück

Hoy, 30 de junio, conmemoramos a San ADOLFO DE OSNABRÜCK, Obispo.

SAN ADOLFO DE OSNABRÜCK (1185-1224) nació en Tecklenburg, en la provincia de Westfalia, en Alemania, en la familia de los condes de Tecklenburg.

De joven, San Adolfo formó parte del clero de Colonia, hasta llegar a ser canónigo de la catedral.

Un día estuvo de visita en el convento cisterciense de Altenkamp, y quedó fascinado por la penitencia y la vida en soledad de los monjes; se sintió entonces tan atraído por la vida monacal, que permaneció un tiempo en esa comunidad.

Sin embargo, al poco tiempo fue llamado por el mundo exterior. Fuera por sus virtudes cristianas o por la alcurnia de su familia, ocurrió en 1217 que San Adolfo fue electo como obispo de Osnabrück, en la Sajonia Baja.

En su nuevo cargo, San Adolfo se distinguió por su sencillez, ya que había sabido conservar la modestia de la vida monacal. Realizó numerosas curaciones, y abogó especialmente por la protección de los pobres, los leprosos y los enfermos de peste.

Se cuenta que tenía un amigo leproso, al que visitaba en su cueva una vez al año; aunque esto encendió la maledicencia de la gente de Osnabrück, San Adolfo continuó llevándole víveres, medicinas y conversación hasta que el buen hombre falleció.

El culto de San Adolfo de Osnabrück fue aprobado en 1625 por el papa Urbano VIII; a San Adolfo se le representa generalmente en la iconografía con un bastón pastoral.

SAN ADOLFO DE OSNABRÜCK nos enseña el valor de la convicción para ocupar los puestos que la sociedad nos encomienda.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +