martes, 25 de julio de 2017

25 de julio, día de Santiago el Mayor

Hoy, 25 de julio, conmemoramos a SANTIAGO el MAYOR, Apóstol.

SANTIAGO EL MAYOR (¿?-44) nació en Betsaida, Galilea; fue hijo del pescador Zebedeo y de María Salomé, y hermano mayor del Apóstol San Juan. Jesús les dio a ambos hermanos el apelativo de “Boanerges”, o sea “Hijos del Trueno”

A Santiago el Mayor se le nombra así para distinguirlo del otro Santiago Apóstol, el Menor, hijo de Albeo. Santiago es en realidad San Yago. Yago es la traducción latina de Jacob, o Iacob.

Santiago el Mayor era uno de los discípulos más cercanos a Nuestro Señor Jesucristo: fue de los primeros en acudir a Su llamado, y fue testigo de Sus principales milagros, como cuando restituyó la vida de la hija de un hombre llamado Jairo.

Asimismo fue testigo de la Transfiguración de Jesús en el Monte Tabor y de la vigilia de la Pasión en el huerto de Getsemaní.

La tradición cuenta que cuando el Espíritu Santo descendió sobre los Apóstoles, y éstos asumieron su misión de predicadores, Santiago el Mayor habría partido de Jerusalén rumbo al occidente, atravesando todo el Mediterráneo y rodeando la Península Ibérica hasta llegar a Galicia.

En la Hispania romana, Santiago habría iniciado una fecunda labor evangelizadora, contando con el apoyo de sus propios discípulos, los llamados Siete Varones Apostólicos (Cecilio, Eufrasio, Hesiquio, Indalecio, Segundo, Tesifonte y Torcuato).

De Tarraco, la actual Tarragona, a la actual La Coruña, a lo largo del río Ebro y de la cordillera Cantábrica, en el norte de la actual España, Santiago habría recorrido el país, sembrando las primeras semillas de cristianismo.

Los Siete Varones habrían estado presentes en Caesarea Augusta, la actual Zaragoza, cuando la aparición de la Virgen María a Santiago en un pilar, para urgirlo a regresar a Jerusalén, pues la muerte de ella era inminente. Y así habría vuelto Santiago a Tierra Santa hacia 43 o 44.

De lo que se tiene certeza es de que en Jerusalén fue hecho prisionero por órdenes de Herodes Agripa; y luego de ser sometido a crueles torturas, Santiago el Mayor murió en Jerusalén por decapitación. Fue el primero de los Apóstoles en ser martirizado.

La tradición concluye con las reliquias de Santiago el Mayor siendo trasladadas milagrosamente de vuelta a Galicia, donde habrían permanecido escondidas hasta que en el siglo séptimo las encontrara un obispo llamado Teodomiro. Y justo encima de ese sitio se habría edificado la imponente catedral de Compostela.

Durante la Edad Media (y hasta nuestros días), con la mitad de la Península ocupada por los árabes musulmanes, la peregrinación a pie a Compostela, siguiendo la ruta conocida como “El camino de Santiago”, fue un ritual obligado por lo menos una vez en la vida para decenas de miles de cristianos anualmente en toda Europa.

Santiago el Mayor es el santo patrono de España. Se le representa vestido como soldado, montado en un caballo blanco, enarbolando un estandarte con la Cruz en rojo sobre blanco; a veces se le relaciona también con conchas marinas, que son atributo suyo.

SANTIAGO EL MAYOR nos enseña la importancia de identificarnos a través de los mismos símbolos.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

lunes, 24 de julio de 2017

24 de julio, día de San Charbel Makhlouf

Hoy, 24 de julio, conmemoramos a San CHARBEL MAKHLOUF, Asceta.

SAN CHARBEL MAKHLOUF (1828.-1898) nació en Biqa ’Kafra, una aldea en lo alto de las montañas en Líbano.

San Charbel, el menor de los cinco hijos de una pobre familia campesina, fue bautizado con el nombre de Yusef Antoun (José Antonio) Makhlouf. A los tres años de edad perdió a su padre, y fue en realidad el segundo esposo de su madre, un hombre devoto y piadoso, quien lo encaminó en la senda de la religión.

La vocación de San Charbel se despertó muy temprano. A los 14 años solía ya tener la propensión de retirarse a la soledad de una cueva profunda para rezar y hacer penitencia, a la cual se conoce en la actualidad como la “Cueva del Santo”.

No fue, sin embargo, hasta 1851 que ingresó al monasterio de Annaya, perteneciente a la Orden Maronita Libanesa, en Mar Mqin. Ahí eligió el nombre de Charbel, en honor de un mártir de Antioquía de la época del emperador Trajano.

Dos años más tarde fue transferido al monasterio de Mayfouq para que continuara sus estudios en el Colegio de Kfifan, donde alcanza a estudiar con Ni’matallah Kassab, ya de edad avanzada, cuya causa de beatificación está en proceso.

En 1859, San Charbel fue ordenado sacerdote en Bkerke, de manos de monseñor Yusef Al-Marid, y a continuación lo enviaron de vuelta al monasterio de Annaya, donde permaneció los siguientes quince años.

A la muerte del fraile que habitaba la ermita de San Pedro y San Pablo, ligada al monasterio, en 1875 San Charbel se instaló ahí, a 1400 metros de altitud sobre el nivel del mar, para llevar vida de ermitaño, sometiéndose a duras mortificaciones.

San Charbel Makhlouf vivió una vida de austeridad y rigor extremos. Trabajaba en los viñedos y jardines del monasterio, pero por lo demás se dedicaba casi por completo a la oración y la contemplación, por lo que se convirtió para los novicios en el modelo de lo que debía ser un monje íntegro.

Ya en ello daba muestras de su santidad. Por otro lado, varios milagros le son atribuidos, como el haber detenido una plaga de langostas que amenazaba con acabar con las cosechas, y haber curado en varias ocasiones a enfermos terminales y desahuciados.

El 16 de diciembre de 1898, mientras oficiaba la santa misa del rito sirio-maronita, justo en el momento de consagrar la hostia y el cáliz, fue acometido por un ataque apopléjico. Ocho días de agonía y sufrimiento le tocó sufrir, hasta que el 24 de diciembre San Charbel pasó a mejor vida. Sin embargo, a partir de entonces se empezaron a verificar acontecimientos extraordinarios en su tumba.

Cuando la abrieron, el cadáver fue hallado intacto, y lo trasladaron a una capilla preparada especialmente. Al poco tiempo fue evidente que del cuerpo emanaba un sudor rojizo, por lo que se hacía necesario cambiar sus prendas.

En 1927 fue colocado nuevamente en su tumba, pero en 1950 los monjes advirtieron que la pared del sepulcro destilaba un líquido viscoso. Creyendo que se trataba de una fuga de agua, el sepulcro fue abierto otra vez.

Lo que sorprendió a toda la comunidad de monjes fue que el cuerpo seguía incorrupto y conservaba la temperatura de una persona viva. El sudor rojizo seguía brotando del cuerpo. Y el sepulcro de San Charbel se convirtió en sitio de peregrinación.

San Charbel Makhlouf fue canonizado por el papa Paulo VI en 1977. Es el primer santo oriundo de Líbano.

SAN CHARBEL MAKHLOUF nos enseña el valor de consagrar la vida.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

domingo, 23 de julio de 2017

23 de julio, día de San Apolinar de Rávena

Hoy, 23 de julio, conmemoramos a San APOLINAR de RÁVENA, Mártir.

SAN APOLINAR DE RÁVENA (¿?-¿75?) nació probablemente en Antioquía, en la actual Turquía, en la época de mayor auge del Imperio Romano, apenas después de la muerte de Jesús.

Según la tradición, San Apolinar fue uno de los principales discípulos del Apóstol San Pedro. Cuando San Pedro se trasladó a Roma para fundar ahí la Iglesia, San Apolinar lo habría acompañado hasta la capital del Imperio.

Durante el reinado del emperador Claudio, San Apolinar recibió la comisión de viajar al norte de Italia como embajador de la fe para empezar a evangelizar y a ganar adeptos para el cristianismo.

San Apolinar se convirtió así en el primer obispo de Rávena, cargo que ejerció durante veinte años. Se le ha atribuido el poder de curar a los enfermos en el nombre de Cristo, y de haber realizado otros milagros.

La relativa tranquilidad de su labor apostólica cambió con el ascenso al trono imperial de Vespasiano, en 69, quien cuenta con el dudoso honor de haber organizado las primeras persecuciones con lujo de crueldad contra los cristianos.

Por su cargo y sus actividades en Rávena, San Apolinar fue perseguido inmediatamente. Algunas fuentes cuentan que fue capaz de escapar hacia Dalmacia, donde habría predicado el Evangelio y habría puesto fin milagrosamente a una hambruna.

Sin embargo, al final San Apolinar fue apresado, torturado y martirizado.

Sobre su tumba, en Rávena, se edificó siglos más tarde la célebre Basílica de San Apollinare in Classe, de tres naves, consagrada en 549. Más tarde, en el siglo nueve, fue construida también ahí la iglesia de San Apollinare Nuovo.

SAN APOLINAR DE RÁVENA nos ofrece un ejemplo de la cruenta vida que tuvieron que padecer los santos fundadores del cristianismo.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

sábado, 22 de julio de 2017

22 de julio, día de San Vandregisilo

Hoy, 22 de julio, conmemoramos a San VANDREGISILO, Abad.

SAN VANDREGISILO (600-668) nació en las cercanías de Verdún, en Francia oriental, probablemente en el seno de una familia de la baja nobleza local.

A muy corta edad, San Vandregisilo (“Wandrille”, en francés) entró a formar parte de la corte del rey Dagoberto I, donde con los años ascendió al cargo de oficial de la corte.

En 628 contrajo matrimonio, pero la experiencia lo llevó a un campo imprevisto fundamental en su vida. Tras una breve vida de casado, de común acuerdo con su mujer ambos decidieron dedicarse a partir de entonces a la vida religiosa.

De este modo, San Vandregisilo abandonó su cargo en la corte y pasó varios años en un viaje errante, buscando vivir en soledad; hasta que finalmente ingresó al monasterio de Montfauçon-d’Argonne, en Lorena, bajo la guía de San Balderico, hacia 530.

Sin embargo, al poco tiempo se volvió a retirar a la soledad, esta vez a Saint-Ursanne, en las montañas suizas de Jura. Luego pasó un tiempo en Bobbio, en el norte de Italia, en el monasterio de San Colombano.

De ahí, su vida errante lo llevó a la abadía de Romani-Moutier, en Saboya, donde permaneció al fin una década completa; ahí fue ordenado sacerdote por el arzobispo de Rouen, San Audoeno.

Toda esta experiencia le sirvió a San Vandregisilo para consolidar la obra de su vida, que fue la fundación de la Abadía de Fontanelle, cerca de Rouen, en Normandía, al norte de Francia, en 657. La regla que aplicó fue una adaptación de la de San Colombano.

Ahí en Fontanelle, la actual St-Wandrille, San Vandresigilo sentó las bases para la futura expansión de la Abadía, que habría de convertirse en uno de los monasterios más apreciados de Francia.

Con el tiempo, la austera regla de San Vandregisilo fue sustituida paulatinamente por la regla benedictina.

SAN VANDREGISILO nos enseña el valor de cambiar la vida material por la vida espiritual.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

viernes, 21 de julio de 2017

21 de julio, día de San Lorenzo de Brindisi

Hoy, 21 de julio, conmemoramos a San LORENZO DE BRINDISI, Doctor Apostolicus.

SAN LORENZO DE BRINDISI (1559-1619) nació en Brindisi, en el reino de Nápoles, Italia, en el seno de una familia de acaudalados comerciantes oriundos de Venecia.

San Lorenzo de Brindisi fue bautizado con el nombre de Julio César Russo. Desde niño mostró una memoria prodigiosa, lo cual anunciaba ya la rica vida intelectual que llegaría a tener.

A los 16 años de edad tomó la decisión de ingresar al convento de los capuchinos en Verona, donde adoptó el nombre de Lorenzo; más tarde estudió filosofía y teología en la Universidad de Padua. Ahí fue donde se convirtió en un políglota notable: además de italiano y latín, llegó a hablar fluidamente español, francés, griego, hebreo, alemán y checo.

Gracias a su dominio del lenguaje, San Lorenzo fue un extraordinario predicador. Al mismo tiempo era un sobresaliente lector de la Biblia. Él solía decir que si acaso un descomunal incendio acabara con todos los ejemplares impresos, él conservaría las Sagradas Escrituras en su memoria.

A partir de 1596, San Lorenzo pasó a ocupar altos cargos al interior de la Orden Capuchina. Pero a causa de su talento como predicador, el papa Clemente VIII lo envió en 1599 a Alemania con la misión especial de extender su Orden y de predicar en contra de los reformistas luteranos en ese país, por el cual desarrolló un cariño entrañable.

A petición del emperador Rodolfo II, San Lorenzo acudió en 1601 en calidad de capellán del ejército imperial a la guerra contra los turcos. Su ejemplo de valentía se contagió a las tropas, y contribuyó a la aplastante victoria cristiana en la batalla de Stuhlweissenburg, la actual Székesfehérvár, en Hungría.

Al año siguiente, por unanimidad fue electo Vicario General de la Orden Capuchina. Esto le permitió eventualmente regresar a Brindisi en 1604 y dedicarse a asuntos menos belicosos.

Sus numerosos escritos, en particular sus refutaciones a las tesis de Martín Lutero y sus consideraciones sobre la Virgen María, fueron de gran importancia para la consolidación del catolicismo después del Cisma Protestante.

En el transcurso de una misión diplomática, luego de entrevistarse con el rey Felipe en Lisboa, Portugal, falleció súbitamente, justo el día que cumplía 60 años de edad. San Lorenzo de Brindisi fue canonizado en 1881 por el papa León XIII, y en 1959 Juan XXIII lo nombró Doctor de la Iglesia, con el título de Doctor Apostolicus.

SAN LORENZO DE BRINDISI nos enseña la importancia de estudiar el lenguaje y los lenguajes para cultivar el don de la comunicación.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

jueves, 20 de julio de 2017

20 de julio, día de San León Ignacio Mangin

Hoy, 20 de julio, conmemoramos a San LEÓN IGNACIO MANGIN, Mártir.

SAN LEÓN IGNACIO MANGIN (1855-1900) nació en Verny, en las cercanías de Metz, en Lorena, Francia, en una familia de once hijos; su padre era juez de paz.

Después de haber recibido una educación cristiana, San León Ignacio Mangin ingresó a la Compañía de Jesús en 1875, prosiguiendo sus estudios de Letras y Filosofía en Louvain. Y en 1882 se ofreció para partir a China en calidad de misionero.

San León Ignacio Mangin era un hombre con capacidad de liderazgo, inteligente, firme, calmado y decidido, pero a la vez de carácter alegre y entusiasta.

En 1886 recibió la orden sacerdotal, y a partir de 1890 quedó como ministro de sección de Ho-Kien-Fu, región donde vivían veinte mil cristianos distribuidos en 240 parroquias, las cuales eran administradas por nueve sacerdotes jesuitas.

Los cristianos en China eran tolerados a ratos, pero al cambiar de pronto la situación política en un momento dado, las persecuciones a las que se vieron sometidos los fieles chinos fueron particularmente crueles.

Una de éstas fue la llamada “Revuelta de los Boxers”, de 1899 y 1900: un levantamiento popular armado ultra-nacionalista en contra de la influencia europea en China.

Para 1897, San León Ignacio Mangin había sido adscrito al frente de la misión de King-Tcheu, de la cual formaba parte la aldea de cuatrocientos habitantes de Tchou-Kia-Ho, donde había sido adscrito originalmente.

Cuando los bóxers se aparecieron en la región, la convivencia entre los misioneros occidentales y las autoridades chinas, que hasta entonces había sido relativamente cordial, se dificultó de súbito.

Tomando providencias, con ayuda de su amigo el sacerdote Pablo Denn, San León Ignacio Mangin fortificó el poblado de Zhujianhe, donde se habían refugiado más de tres mil cristianos chinos, pues habían llegado las noticias del asesinato de dos sacerdotes jesuitas, Rémy Isoré y Modesto Andlauer, a manos de los boxers.

Los boxers se presentaron efectivamente. Y a pesar de que en un principio fueron rechazados, las defensas no pudieron resistir. Como última medida, los dos misioneros habían dispuesto que las mujeres y los niños se refugiaran en la iglesia.

Todo fue inútil. San León Ignacio, San Pablo Denn y la laica Santa María Zhou Wuzhi fueron asesinados cuando nuestro santo estaba distribuyendo la Eucaristía. A continuación los boxers le prendieron fuego a la iglesia. En la masacre perecieron más de mil trescientos cristianos.

En octubre de 2000, el papa Juan Pablo II canonizó a 120 mártires caídos en China entre 1648 y 1930, entre ellos a San León Ignacio Mangin.

SAN LEÓN IGNACIO MANGIN nos enseña el valor de afrontar las adversidades cuando se predica en culturas muy ajenas a la cultura occidental.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

miércoles, 19 de julio de 2017

19 de julio, día de Santa Macrina la Joven

Hoy, 19 de julio, conmemoramos a Santa MACRINA la JOVEN, Religiosa.

SANTA MACRINA LA JOVEN (327-380) nació en el Ponto, cerca del Mar Muerto en la actual Turquía, en una familia dotada con la bendición de la santidad; fue discípula de San Gregorio el Taumaturgo..

Santa Macrina la Joven fue la primogénita de los diez hijos de Basilio y Santa Emelia; también era nieta de Santa Macrina la Mayor, en cuyo honor la bautizaron así.

Tres de sus hermanos alcanzaron igualmente la santidad: San Basilio el Grande, en quien influyó sobremanera, San Gregorio de Nisa, quien escribió su biografía, y San Pedro de Sebastea, que fue educado solamente por ella.

A los 12 años, Santa Macrina la Joven ya había sido prometida en matrimonio, pero al morir quien habría de ser su esposo, decidió que nunca se casaría. Más bien ella fue de gran ayuda para su madre en el cuidado y educación de sus hermanos.

Cuando su madre quedó viuda, Santa Macrina la Joven le propuso convertir su casa, en Anessi, en un claustro, y así comenzaron a llevar una vida monacal, en la que incluyeron a la servidumbre en condiciones completamente igualitarias. Hacia el año 356 este monasterio se encontraba en pleno auge.

En 373 falleció su madre, y Santa Macrina pasó a ser la superiora del monasterio. Su hermano Gregorio ya había sido designado obispo de Nisa, y en 379, al pasar por Anessi a visitar a su hermana la encontró sumamente enferma.

Después de haber disfrutado ambos hermanos de una profunda charla espiritual, Santa Macrina la Joven murió en 380. Fue sepultada a poca distancia de su monasterio, en la iglesia de los Cuarenta Mártires de Sebastea.

SANTA MACRINA LA JOVEN nos enseña el valor de encontrar el justo medio entre el trabajo activo y la vida contemplativa.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

martes, 18 de julio de 2017

18 de julio, día de Santa Sinforosa y sus siete hijos

Hoy, 18 de julio, conmemoramos a Santa SINFOROSA y sus SIETE HIJOS, Mártires.

SANTA SINFOROSA (¿?-¿120?) nació muy probablemente en Roma, en la época en que el cristianismo primitivo comenzaba a esparcirse rápidamente por todo el Imperio Romano.

Santa Sinforosa era la viuda de San Getulio, quien había sido tribuno militar romano, y por practicar el cristianismo había sido decapitado.

Presintiendo que el emperador Adriano se volvería en su persecución, Santa Sinforosa se refugió en Tívoli con sus siete hijos: Crescente, Juliano, Nemesio, Primitivo, Justino, Estacteo y Eugenio.

Permanecieron escondidos por siete meses, y durante ese tiempo Santa Sinforosa se preocupó por enseñarles los aspectos más profundos de la doctrina, preparando a sus hijos para los horribles sucesos que habrían de suceder.

Eventualmente las autoridades los capturaron y los condujeron a la presencia del emperador. Adriano les exigió que adoraran a los dioses de Roma, pero ellos se rehusaron terminantemente.

Santa Sinforosa recibió la corona del martirio cuando después de sufrir distintas torturas, se le ató una pesada piedra al cuello y se le arrojó al río Teverone, que corre próximo a Tívoli. Sus restos fueron rescatados por su hermano, quien le dio cristiana sepultura al lado de su marido San Getulio.

Cada uno de sus hijos padeció una forma distinta de martirio. Crescente fue atravesado con una lanza por el cuello, Julián por el pecho, Nemesio por el corazón, Primitivo por el ombligo, Justino por la espalda, Estacteo por el costado y Eugenio de arriba abajo.

A los cadáveres de los jóvenes los arrojaron a una fosa común, aunque luego fueron rescatados gracias a la comunidad cristiana.

Siglos más tarde, en 752, las reliquias de Santa Sinforosa y de sus siete hijos fueron trasladadas junto con las de San Getulio a la iglesia de San Ángelo, en Roma. En 1587, las reliquias se depositaron en un sarcófago de mármol.

SANTA SINFOROSA Y SUS SIETE HIJOS nos enseñan el valor de la tranquilidad interior en el momento de defender nuestras convicciones.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

lunes, 17 de julio de 2017

17 de julio, día de San León IV

Hoy, 17 de julio, conmemoramos a San LEÓN IV, Papa 103º.

SAN LEÓN IV (¿790?-855) nació en Roma, en una época en que la Ciudad Eterna parecía haberse quedado abandonada y sola, a merced de los piratas sarracenos.

Con experiencia en diversos cargos eclesiásticos con papas anteriores, San León IV fue electo centésimo tercer papa por unanimidad en 847, sucediendo a Sergio II.

El año anterior Roma había sido atacada y saqueada por sarracenos. Las precarias y anticuadas murallas de la ciudad resultaron insuficientes para contener los asaltos de los paganos, quienes habían robado tesoros y profanado tumbas en la primera Basílica de San Pedro, que era la que había entonces.

La primera preocupación de San León IV fue, en consecuencia, la seguridad de la ciudad. Así, mandó fortificar y construir murallas y torreones en torno a la colina Vaticana, resguardando la Basílica. Esta parte de la Urbe se conoce todavía con el nombre de Ciudad Leonina.

Por otro lado, ejerció una activa diplomacia para establecer una alianza con ciudades italianas bajo el control de Bizancio, con las cuales no siempre Roma estaba en buenos términos, con fines de mutua protección en contra de los saqueadores.

Cuando llegó la temida batalla en 849 en Ostia, en la desembocadura del Tíber, a la entrada a Roma, la flota del papa San León IV y las de sus aliados, las ciudades de Amalfi, Gaeta y Nápoles, lograron una aplastante victoria.

Durante los ocho años de su pontificado, San León IV realizó otras numerosas construcciones y restauraciones importantes, tanto en lo que se refiere a fortificaciones defensivas como también a iglesias.

Al mismo tiempo, se ocupó en reforzar la disciplina del clero. Y, en otra esfera, fue el primer pontífice en escribir la fecha en los documentos oficiales. A San León IV se le recuerda primordialmente como defensor de la ciudad y protector del legado de San Pedro.

SAN LEÓN IV nos enseña la importancia de proteger nuestros tesoros más estimados.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

domingo, 16 de julio de 2017

16 de julio, día de Santa María Magdalena Postel

Hoy, 16 de julio, conmemoramos a Santa MARÍA MAGDALENA POSTEL, Fundadora.
SANTA MARÍA MAGDALENA POSTEL (1756-1846) nació en Barfleur, un pueblo de pescadores en Normandía, al noroeste de Francia; en vida le tocó padecer los desmanes de la Revolución Francesa.

Santa María Magdalena Postel fue bautizada con el nombre de Julia. A la edad de 9 años perdió a sus padres. Ingresó entonces al monasterio benedictino de Valognes.

Al poco tiempo dejó el convento para ayudar a muchachas sin recursos en su lugar natal, donde luego fundó una escuela. Además le gustaba enseñar el catecismo a los niños.

Cuando estalló la Revolución en 1789 y las órdenes religiosas fueron proscritas, Santa María Magdalena Postel se dedicó durante diez años a la peligrosa labor de esconder a sacerdotes fugitivos, y de ayudarlos a huir a Inglaterra.

En 1798 se volvió terciaria franciscana, pero prosiguió su fecunda labor educativa. A los pocos años fue nombrada directora de una escuela grande en Cherburgo a la que acudían 300 niños, una experiencia que marcó positivamente su vocación.

Encaminada en su labor pedagógica, Santa María Magdalena Postel fundó en 1807 el Instituto de las Hermanas de las Escuelas Cristianas de la Misericordia, cuya principal encomienda era educar.

No obstante, debido a la turbulencia de la época, no consiguió una matriz para su congregación sino hasta 1832, cuando logró adaptar una antigua abadía benedictina en St-Saveur-le-Vicomte, lugar donde murió casi a los 90 años de edad.

En 1925, Santa María Magdalena Postel fue canonizada por el papa Pío XI. Sus restos mortales reposan en St-Saveur.

SANTA MARÍA MAGDALENA POSTEL nos enseña el valor de actuar con discreción en épocas turbulentas.


+ + +
Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

sábado, 15 de julio de 2017

15 de julio, día de San Buenaventura

Hoy, 15 de julio, conmemoramos a San BUENAVENTURA, Doctor Seraphicus.

SAN BUENAVENTURA (1218-1274) nació en Bagnoregio, cerca de Viterbo, Italia, con el nombre de Giovanni di Fidanza, hijo de un médico.

La tradición cuenta que de bebé el pequeño Juan estaba muy enfermo, y nada lo podía curar; su madre lo lleva entonces con San Francisco de Asís, y milagrosamente recuperó la salud. Entonces ella le presenta de vuelta al niño para mostrárselo, y el santo, que estaba ya en su lecho de muerte, alcanzó a decirle: “¡Oh, buona ventura!”, palabras que en el futuro Juan habría de adoptar.

En 1236 marchó a París para estudiar ahí teología en la Universidad. Ingresó a la Orden Franciscana con el nombre de Buenaventura, y en 1253, junto con Santo Tomás de Aquino, fue profesor de teología en el instituto para estudiantes pobres, a partir del cual se desarrolló la célebre universidad “Sorbona”.

Cuatro años después, San Buenaventura fue electo general de su Orden. Durante el desempeño de este cargo, que se prolongó por diecisiete años, fue llamado el “segundo fundador” de la Orden Franciscana.

Escribió numerosas obras de carácter teológico y místico, como el tratado Sobre la vida de perfección, así como la Legenda Maior, la biografía oficial de San Francisco de Asís. Contra su voluntad fue nombrado obispo de Albano por el papa Gregorio X, y sólo aceptó por obediencia debida.

Su participación en el segundo Concilio de Lyon, en el año de 1274, fue fundamental para propiciar un acercamiento entre la Iglesia de Roma y la Iglesia griega. Sin embargo, San Buenaventura falleció durante la celebración de este Concilio.

A San Buenaventura se le recuerda especialmente por su humildad y su caridad, además de por sus valiosas contribuciones teológicas. Fue canonizado por el papa Sixto IV en 1482, y en1588 el papa Sixto V lo nombró Doctor de la Iglesia con el título Doctor Seraphicus, que quiere decir: similar a los ángeles.

SAN BUENAVENTURA nos enseña el valor de conocer la esencia de las cosas.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

viernes, 14 de julio de 2017

14 de julio, día de San Camilo de Lelis

Hoy, 14 de julio, conmemoramos a San CAMILO de LELIS, Sacerdote.

SAN CAMILO DE LELIS (1550-1614) nació en Bucchianico, en las proximidades de Pescara, en Italia, en la familia de un oficial del ejército; falleció a los 64 años de edad en Roma.

Tras la temprana muerte de su madre, San Camilo pasó su infancia bajo cierto abandono. Al igual que su padre, se hizo soldado, entrando en el servicio de la Serenísima República de Venecia entre 1569 y 1574 en la guerra contra los turcos.

Al mismo tiempo, Camilo era un empedernido jugador, razón por la cual nunca tenía dinero. Debido a una enfermedad de la que no sanó completamente, tuvo que dejar el servicio militar. En esta época sobrevivía como ayudante en todo tipo de labores.

Durante muchos años, San Camilo de Lelis luchó en contra de su compulsión por el juego. En Manfredonia trabajó en la construcción de un convento capuchino donde pretendía ingresar como seglar, pero a causa de su nefando vicio fue rechazado.

San Camilo regresó entonces a Roma, donde se desempeñó como enfermero para la atención de enfermos incurables. Ahí conoció a San Felipe Neri, bajo cuya tutela estudió teología y se ordenó sacerdote, en 1584. Asimismo, abandonó por completo el vicio del juego.

Decidido a reformar la atención a los enfermos en toda Italia, y siguiendo el modelo de San Juan de Dios en España, fundó la Comunidad de Siervos de los Enfermos, la cual fue confirmada por el papa Sixto V en 1586, y en 1591 elevada a la categoría de Orden con plenos privilegios por el papa Gregorio XIV.

Los “Padres Camilos” operan en la actualidad en 27 países de los cinco continentes. Su Orden se distingue por la cruz roja que sus integrantes ostentan sobre el pecho, pero sobre todo por su concentrada dedicación al cuidado de enfermos graves y desahuciados.

San Camilo de Lelis fue canonizado en 1746 por el papa Benedicto XIV. Es el santo patrono de los enfermos y moribundos, de enfermeras y enfermeros, y de los hospitales.

SAN CAMILO DE LELIS nos enseña el valor de abandonar los vicios en favor del servicio a los demás.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

jueves, 13 de julio de 2017

13 de julio, día de San Enrique II

Hoy, 13 de julio, conmemoramos a San ENRIQUE II, Emperador.

SAN ENRIQUE II (972-1024) nació en Abbach, en las cercanías de Regensburg, en Baviera, Alemania; fue el último del linaje de los Otones.

El ámbito en el que se educó el futuro emperador fue por demás cristiano: un hermano suyo llegaría a obispo de Augsburgo, una hermana se hizo monja, y otra hermana se casó con alguien que sería santo, el rey Esteban de Hungría. Además, su mentor fue San Wolfgang.

Para completar el cuadro, su esposa, Cunegunda de Luxemburgo, también habría de alcanzar la santidad. Ella estaba impedida de darle descendencia, pero aun así él permaneció con ella siempre.

San Enrique II fue hijo del duque de Baviera Enrique el Pendenciero, y de él heredó el ducado en 995. Siete años después, tras la muerte del emperador Otón III, San Enrique II fue electo como su sucesor al frente del Sacro Imperio Romano Germánico en 1002.

Para consolidar al Sacro Imperio, San Enrique tuvo que combatir a diversos opositores en varias partes del extenso territorio imperial. Fue hasta 1014 que el papa Benedicto VIII lo coronó emperador en Roma.

Durante su reinado promovió la influencia de la Iglesia en la sociedad, así como reformas morales dentro de la propia Iglesia, como el celibato de los sacerdotes, para impedir que un linaje por ejemplo de obispos llegara a pretender heredar el cargo por privilegio de sangre.

Como emperador, San Enrique II fue promotor de la reforma cluniacense a favor de reglas estrictas en la vida de los monasterios. Asimismo fundó numerosas iglesias y conventos, y apoyó su gobierno en obispados estables y fortalecidos.

La tumba de San Enrique II, compartida con Santa Cunegunda, se encuentra en la catedral de Bamberg. San Enrique II fue canonizado en 1146 por el papa Eugenio III.

SAN ENRIQUE II nos enseña el valor de saber gobernar con justicia y rectitud.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

miércoles, 12 de julio de 2017

12 de julio, día de San Juan Gualberto

Hoy, 12 de julio, conmemoramos a San JUAN GUALBERTO, Abad.

SAN JUAN GUALBERTO (¿995?-1073) nació en las cercanías de Florencia, en la Toscana, Italia, en el seno de una familia de la nobleza local.

La juventud de San Juan Gualberto estuvo marcada por un evento trágico: su hermano fue asesinado. Durante mucho tiempo buscó al culpable, hasta que finalmente lo encontró y lo tuvo postrado a sus pies.

En vez de vengarse del asesino arrebatándole también la vida, como había sido su propósito en un principio, San Juan Gualberto lo perdonó. La experiencia le hizo acudir a la iglesia, y ahí se decidió a dedicar su vida al servicio de Jesús crucificado. Tenía 18 años de edad.

Así ingresó en 1013 al monasterio benedictino de San Miniato, en los alrededores de Florencia. Sin embargo, pronto tuvo conocimiento de que el nuevo abad había obtenido el cargo por habérselo comprado al obispo. A este delito se le llama simonía.

Indignado, San Juan Gualberto abandona San Miniato, y por un tiempo se la pasa en busca de un nuevo monasterio, seguido por otros monjes que habían abandonado junto con él aquel corrupto sitio.

En un lugar al pie de los Apeninos llamado Vallombrosa, crean hacia 1038 la Congregación Benedictina Vallombrosina, aprobada por el papa Víctor II en 1055, basada en la pobreza y en una austera vida comunitaria; la intención de la congregación era regresar a las enseñanzas de los Apóstoles, de los Padres de la Iglesia, de San Basilio y de San Benito.

Predicando siempre con el ejemplo, San Juan Gualberto se dedicó a su manera a combatir la corrupción que en esa época infestaba a la Iglesia, preocupándose especialmente por acabar con la simonía.

Siempre dispuesto a apoyar la formación positiva del clero y a denunciar la corrupción interna, San Juan Gualberto fue extendiendo poco a poco los alcances de su misión.

En uno de sus viajes para promover el rigor de su regla en distintos monasterios, San Juan Gualberto falleció en el monasterio de Passignano, donde fue enterrado. Al poco tiempo su tumba se convirtió en sitio de peregrinación, y se dice que ahí se obraron varios milagros.

San Juan Gualberto fue canonizado en 1193 por el papa Celestino III.

SAN JUAN GUALBERTO nos enseña el valor de denunciar la corrupción.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

martes, 11 de julio de 2017

11 de julio, día de Santa Marciana de Cesárea de Mauritania

Hoy, 11 de julio, conmemoramos a Santa MARCIANA de CESÁREA de MAURITANIA, Mártir.

SANTA MARCIANA DE CESÁREA DE MAURITANIA (¿?-¿300?) nació en Russucur, la actual Dellys, en la provincia romana de Mauretania Cesariense, correspondiente a la actual Argelia.

Son pocos los datos que se tienen de Santa Marciana antes de su martirio. Después de su niñez se le ubica en la ciudad de Cesárea de Mauritania (llamada así para distinguirla de otras ciudades del Imperio Romano con el mismo nombre), que era capital de la provincia e importante puerto mercantil (es la actual Cherchell, en Argelia).

Profesando un ferviente cristianismo, Santa Marciana se había retirado a una ermita en las montañas para dedicar su vida a la penitencia y la oración.

Cuentan las referencias que Santa Marciana aborrecía rigurosamente a las imágenes paganas. Cierto día que se encontraba eventualmente en Cesárea, pasó por un sitio en donde había una escultura de la diosa romana Diana. Marciana no pudo contenerse, y le quebró la cabeza a la imagen.

Fue arrestada en el acto. Después de sufrir diferentes torturas, Santa Marciana de Cesárea de Mauritania recibió la condenada de morir devorada por bestias.

Así pues, la arrojaron en un foso donde soltaron a un león hambriento. Ocurrió entonces que el león se le acercó mansamente y la respetó.

Sin embargo, enseguida le dejaron ir un toro bravísimo, el cual le clavó sus cuernos en el torso, la sacudió y la arrojó sobre la arena. Finalmente soltaron a un leopardo, que terminó de desgarrarle el cuerpo y destrozarla.

SANTA MARCIANA DE CESÁREA DE MAURITANIA nos ofrece un ejemplo de las horribles formas de morir que padecieron incontables cristianos en los primeros siglos de nuestra era.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

lunes, 10 de julio de 2017

10 de julio, día de Santa Anatolia

Hoy, 10 de julio, conmemoramos a Santa ANATOLIA, Mártir.

SANTA ANATOLIA (¿?-249) nació muy probablemente en Roma, en épocas en que el cristianismo apenas se estaba difundiendo en el Imperio Romano, y en general no era muy bien visto.

A Sante Anatolia se le conmemora vinculada a su hermana, Santa Victoria (23 de diciembre), y a su fallido verdugo San Áudax, a quien celebramos también el día de hoy.

La vida y los hechos de Anatolia y Victoria se confunden con la leyenda. Según las referencias, ambas hermanas, que ya habían asumido el cristianismo como su fe, estaban a punto de casarse con pretendientes de nobles familias romanas.

Cierta noche, sin embargo, Santa Anatolia tuvo una visión, o un sueño de revelación, en el que se le hacía saber que no debería casarse con un pagano.

Inmediatamente acudió con su hermana para contarle lo ocurrido, pero Santa Victoria era de la opinión de que casarse no era pecaminoso, pues incluso los patriarcas del Antiguo Testamento se habían casado.

No obstante, Santa Anatolia terminó por convencer a su hermana, a tal grado que Santa Victoria rompió su compromiso de matrimonio. Los hombres rechazados decidieron entonces encerrarlas en una casa en el campo y mantenerlas a dieta de pan y agua. Fue inútil, pues ambas perseveraron en la fe.

A causa de una denuncia, Santa Anatolia fue aprehendida por ser cristiana. Por orden del prefecto Juliano, fue sometida a dolorosas torturas; mas como no abjuró, la condenaron a morir por picadura de serpiente.

Pero sucedió que el animal, en vez de clavarle su veneno, se paseó mansamente a su lado. Al ver este portento y escuchar las palabras convincentes de la condenada, el verdugo, llamado Áudax, en ese momento se volvió cristiano.

Esto no sirvió para salvarle la vida, pues cuando Santa Anatolia alzaba los brazos al cielo para orar y dar gracias, otro soldado romano tomó una lanza y se la clavó en el pecho.

SANTA ANATOLIA nos ilustra sobre las adversidades que tuvieron que sufrir los primeros cristianos.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

domingo, 9 de julio de 2017

9 de julio, día de Santa Verónica Giuliani

Hoy, 9 de julio, conmemoramos a Santa VERÓNICA GIULIANI, Mística.

SANTA VERÓNICA GIULIANI (1660-1727) nació en Mercatello, en la región de Urbino, en Italia, y fue bautizada con el nombre de Úrsula.

Ella era la séptima hija de Francesco y Benedetta Giuliani. El señor Giuliani era un alto y acaudalado funcionario público que pensaba en un matrimonio por conveniencia para su hija.

Sin embargo, lo que ella deseaba era una vida religiosa, por lo que, siguiendo su vocación, ingresó a los 17 años con las hermanas Clarisas de Città Castello, profesando con el nombre de Verónica.

En su comunidad fue cocinera, enfermera, panadera y despensera, entre otros varios oficios que había que desempeñar en el monasterio; llegó a ser abadesa, y por casi 35 años fue maestra de novicias.

Santa Verónica tuvo una primera experiencia mística en 1693, al tener una visión en la que Jesús le ofrecía un cáliz; ella al principio se negaba a recibirlo, pero finalmente lo aceptaba, y a partir de ese día su vida cambió dolorosamente.

De no haber sido por su confesor, quien le recomendó firmemente que escribiera un diario, el conocimiento de las profundas experiencias místicas de Santa Verónica se hubiera perdido.

A Santa Verónica le sucedía que ella misma absorbía en su persona las heridas y el sufrimiento que por nuestra salvación padeció Jesucristo.

En 1694 su cuerpo se marcó visiblemente con las heridas de la corona de espinas de Jesús, y también con el dolor de las espinas clavándosele en la cabeza, el cual se le volvió permanente. En 1697, en Viernes Santo, le ocurrió al estar en sus oraciones acostumbradas que su cuerpo se empezó a marcar con los estigmas y heridas de Jesús Crucificado.

No obstante, su propia abadesa la denunció ante la Inquisición, lo cual representó penurias y humillaciones que duraron años, hasta que los inquisidores la dejaron en paz. Ella lo aceptó con humildad ejemplar. Y con todo, su cuerpo siguió presentando los estigmas y la llaga en el costado, los cuales no desaparecieron ni con dietas ni con exorcismos.

Santa Verónica Giuliani salió librada: se le devolvieron sus cargos, y sus hermanas la nombraron abadesa en 1716. En 1727, finalmente, le acometió una apoplejía. 33 días, igual que los años que vivió Jesús, estuvo agonizando, hasta que finalmente falleció en el convento de Città Castello.

El diario que Santa Verónica Giuliani legó después de su muerte abarca más de veinte mil páginas. Se dice que al practicarle la autopsia, los médicos encontraron que su corazón estaba marcado con la Cruz.

Santa Verónica Giuliani fue canonizada por el papa Gregorio XVI en 1839. En la actualidad existe la propuesta para nombrarla Doctora de la Iglesia.

SANTA VERÓNICA GIULIANI nos enseña el valor de aceptar con humildad los dones especiales que nos asigne Nuestro Señor.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

sábado, 8 de julio de 2017

8 de julio, día de San Adriano III

Hoy, 8 de julio, conmemoramos a San ADRIANO III, Papa 109º.

SAN ADRIANO III (¿?-885) nació en Roma, según refiere el Liber Pontificalis, que también menciona que su padre llevaba el nombre de Benedicto.

De la vida de San Adriano III se conoce muy poco. Llegó a la Silla de San Pedro en mayo de 884. Era la época de la plena Edad Media. Carlomagno anhelaba restaurar el Imperio, el emperador de Oriente se refugiaba en Bizancio, la expansión musulmana por todo el Mediterráneo era poderosa. Y Roma quedaba cada vez más aislada.

En los 15 meses en los que fue el centésimo noveno papa de la cristiandad, San Adriano III se preocupó por mantener una actitud conciliadora con Focio, el patriarca de Constantinopla, conociendo las desavenencias entre aquella Iglesia y la Romana.

Asimismo, impuso severas sanciones a los partidos políticos romanos cuando peleaban entre sí. Ese año, la dura sequía había ocasionado una severa hambruna; San Adriano se distinguió por haberle hecho frente al problema con sagacidad y caridad, procurando proteger en primer término a los más pobres.

En 885 fue invitado a la Dieta de Worms por Carlos el Gordo, sucesor de Carlomagno, probablemente para que su presencia diera legitimidad a la nueva autoridad imperial. Sin embargo, durante el viaje enfermó de gravedad.

Encontrándose en la región de Módena, Italia, San Adriano III falleció repentinamente; fue sepultado en la iglesia de la abadía de San Silvestre, en Nonantola. Se dice que en su tumba se han obrado múltiples milagros.

A partir de su muerte, en toda Módena se empezó a venerar a San Adriano III como santo. Su culto fue aprobado oficialmente en 1891 por el papa León XIII.

SAN ADRIANO III nos ilustra con su ejemplo las vicisitudes del papado en épocas políticas conflictivas.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

viernes, 7 de julio de 2017

7 de julio, día de San Fermín

Hoy, 7 de julio, conmemoramos a San FERMÍN, Obispo y Mártir.

SAN FERMÍN (272-303) nació en Pompaelo, la actual Pamplona, en Navarra, España, en una época en la que la Hispania aún era una provincia del Imperio Romano.

De acuerdo con la tradición, San Fermín fue hijo de un alto funcionario romano llamado Firmo, que fue gobernante de Pamplona y más tarde senador.

Cuando llegó a la región San Saturnino de Tolosa con sus prédicas, sus padres quedaron cautivados, y él mismo los habría bautizado junto con su hijo Fermín.

Más tarde, San Fermín se formó como discípulo de San Honesto, quien lo instruyó en la religión y en el arte de la oratoria, y lo envió a Tolosa para ser ordenado.

San Fermín predicó primeramente en Navarra, donde se le considera primer obispo de Pamplona. Luego fue enviado a predicar el Evangelio a la Galia, al territorio de la actual Francia.

Estuvo activo en varias ciudades. Una persecución contra los cristianos lo cogió por sorpresa en la actual Beauvais, donde fue hecho prisionero; se dice que todos los habitantes del pueblo invadieron la cárcel para liberarlo.

Finalmente se estableció en Amiens, al norte de Francia, donde fue nombrado obispo hacia 296. San Fermín había iniciado la construcción de la iglesia de la localidad. Cuando el gobernador le ordenó que dejara de predicar el cristianismo, pero él mandó decirle que no podía dejar de hacerlo.

Por el cargo de desobediencia San Fermín fue hecho prisionero, y al negarse a abjurar de su religión lo condenaron a morir decapitado.

En el siglo XII, algunas reliquias de San Fermín fueron llevadas a Pamplona, y desde entonces se le venera con fervor en Navarra. Las fiestas de San Fermín en Pamplona son célebres en la actualidad por los juegos que se practican con toros de lidia corriendo en libertad por las calles.

SAN FERMÍN nos ilustra con su ejemplo la vida de los primeros propagadores de la fe cristiana.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

jueves, 6 de julio de 2017

6 de julio, día de Santa María Goretti

Hoy, 6 de julio, conmemoramos a Santa MARÍA GORETTI, Mártir.

SANTA MARÍA GORETTI (1890-1902) nació en Corinaldo, en Ancona, Italia, en una familia campesina numerosa.

María era de las mayores entre más de media docena de hijos de Luigi Goretti y Assunta Carlini, campesinos pobres y piadosos del norte de Italia.

En busca de trabajo, la familia emigró a las vastas tierras de cultivo de la región de Roma, asentándose en el pueblo de Ferriere di Conca, cerca de Nettuno; el padre, Luigi, encontró empleo en las propiedades del conde Mazzoleni.

María tenía 9 años de edad; era el año 1900. Súbitamente su padre enfermó de malaria y falleció. Para mantener a la familia, doña Assunta se vio obligada a emplearse, de modo que dejaba a María encargada de la casa y de sus pequeños hermanos.

A pesar de las terribles estrecheces, María se afanó por aprender el Catecismo, pues deseaba imperiosamente recibir la Eucaristía. Gracias a donaciones del vecindario, su mamá pudo confeccionarle un vestido decoroso, y así pudo recibir su Primera Comunión al cumplir los 11.

Con todo y su tierna edad, Santa María Goretti se mostraba siempre amorosa y responsable para con la prole, como una segunda madre.

Un joven de 18 años que pasaba todos los días frente a su casa, llamado Alessandro, se prendó de ella y tomó nota de la situación. Cuando encontró una circunstancia adecuada, alevosamente penetró en la casa, dispuesto a abusar sexualmente de la niña.

Él pensó que le resultaría fácil consumar sus intenciones, pero Santa María Goretti supo como rehusarse y defenderse. Frustrado, el agresor sacó un cuchillo y le asestó catorce puñaladas a la pequeña. Luego huyó, creyéndola sin vida.

Pero no era así. La niña de 11 años sobrevivió para contar lo que había pasado y denunciar a su agresor. Los médicos lucharon para salvarla, pero fue infructuoso.

En su lecho de muerte, con plena conciencia de sí misma, la pequeña perdonó a su asesino, y expresó su deseo de que Dios lo perdonara también, y de encontrárselo algún día en el Paraíso.

A causa de las heridas internas, Santa María Goretti falleció; ni siquiera llegó a cumplir doce años de edad. Alessandro fue condenado a 30 años de prisión y trabajos forzados.

Durante su cautiverio, en cierta ocasión se le apareció a Alessandro la niña en sueños, obsequiándole flores y obsequiándole su perdón. Esto le hizo arrepentirse profundamente y cambiar su vida. Cuando salió de la cárcel, ingresó como seglar a la orden de los Capuchinos.

Beatificada en 1947 por el Pío XII, y canonizada por ese mismo papa en 1950, en uno de los más emotivos procesos de santificación en la historia de la Iglesia, Santa María Goretti se convirtió por su edad en la más joven de todos los santos católicos.

SANTA MARÍA GORETTI nos muestra el valor del perdón a todos los que nos causan daño.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

miércoles, 5 de julio de 2017

5 de julio, día de San Antonio María Zacarías

Hoy, 5 de julio, conmemoramos a San ANTONIO MARÍA ZACARÍAS, Sacerdote.

SAN ANTONIO MARÍA ZACARÍAS (1502-1539) nació en Cremona, en Lombardía, Italia, en el seno de una familia acomodada, aunque quedó huérfano de padre siendo muy pequeño.

Apoyado por su madre durante su infancia, de mayor San Antonio María Zacarías estudió medicina en Padua. A su regreso a Cremona, sin embargo, decidió dedicarse a difundir el Evangelio y a catequizar a gente de todas edades.

En 1528 fue ordenado sacerdote. En calidad de capellán de la condesa Ludovica Torelli, la siguió a Milán en 1530. En esa ciudad encontró sustento en el espíritu emprendedor de esta dama, pero sobre todo en dos amigos de ella, que eran de su misma edad: Giacomo Morigia y Bartolomeo Ferrari.

Entre los tres fundan ahí en 1530 una comunidad de sacerdotes sujetos a una regla común: la Congregación de Clérigos Regulares de San Pablo, conocida también como Orden de los Barnabitas, ya que su primera sede se ubicaba en la iglesia de San Bernabé en Milán.

Las principales funciones de la congregación eran educar, difundir la doctrina, atender a los pobres y cuidar los valores familiares. Más tarde siguió una orden equivalente para mujeres, que se encargó principalmente de ayudar a muchachas desvalidas.

Al pasar por su ciudad natal durante una misión evangelizadora, San Antonio María Zacarías se sintió enfermo y falleció repentinamente, apenas a los 37 años de edad. Su cuerpo fue trasladado a la iglesia de San Bernabé de Milán hasta el año 1891. En 1897 fue canonizado por el papa León XIII.

A San Antonio María Zacarías se debe que se toquen las campanas de las iglesias los viernes a las tres de la tarde, en conmemoración de la muerte de Jesús.

SAN ANTONIO MARÍA ZACARÍAS nos enseña el valor de servir a los demás sin esperar recompensa.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

martes, 4 de julio de 2017

4 de julio, día de Santa Isabel de Portugal

Hoy, 4 de julio, conmemoramos a Santa ISABEL de PORTUGAL, Reina.

SANTA ISABEL DE PORTUGAL (1271-1336) nació en Zaragoza, reino de Aragón, en España; por sus venas corría sangre de reyes y de santos.

Isabel de Aragón fue la quinta hija del rey aragonés Pedro III; era nieta del rey Jaime el Conquistador y biznieta de Federico II Hohenstaufen, emperador de los países alemanes; y por el lado materno era biznieta de Isabel de Turingia, mejor conocida como Santa Isabel de Hungría.

En honor de esta santa que perteneció al linaje de su familia la bautizaron así, y las vidas de ambas santas del mismo nombre también habrían de mostrar notables similitudes.

A los 12 años de edad, la pequeña Isabel fue entregada en matrimonio al rey Dionisio de Portugal. Éste no se esforzaba mucho por ocultarle sus continuos engaños amorosos, aunque al mismo tiempo mantenía controlada a su esposa con enfermizos celos. No obstante, Santa Isabel también aceptó entre los suyos a los hijos ilegítimos.

Dionisio tampoco confiaba en su mujer en la vida política de su país. La acusó de conspirar en su contra junto con su hijo Alfonso IV; actuando violenta e impulsivamente, a la esposa la desterró y al hijo le declaró la guerra.

Sin embargo, Santa Isabel pudo escapar de su destierro y llegar a tiempo justo antes de la batalla. Desarmada, ella misma cabalgó entre ambos ejércitos, y así consiguió evitar la confrontación y que padre e hijo hicieran las paces.

En su vida privada, Santa Isabel se volvía cada vez más devota; patrocinaba conventos, fundó el convento de las Clarisas en Coimbra, así como numerosos hospitales. Y finalmente, a la muerte de su esposo, en 1325, profesó como terciaria franciscana.

Muchos años pasó Santa Isabel recluida en el convento de Coimbra, ofrendando su vida a la oración y al cuidado de los pobres y de los enfermos. Su intervención durante una severa hambruna salvó muchas vidas, lo cual le valió el amor de todo Portugal.

En 1336 estaba a punto de estallar otra guerra de familia, en esta ocasión entre su hijo Alfonso IV y el suegro de éste, el rey de Castilla. A pesar de su edad avanzada y de su débil salud, Santa Isabel se dirigió de inmediato a Estremoz, donde habría de librarse la batalla, y volvió a cabalgar entre los dos ejércitos, parando otra vez la guerra.

A los pocos días falleció en ese lugar, donde dejó todas sus fuerzas. Santa Isabel yace sepultada en Coimbra. Fue canonizada en 1525 por el papa Urbano VIII.

El atributo de Santa Isabel de Portugal son las rosas, pues son también el símbolo de los reyes portugueses. Ella es la santa patrona de Portugal, Coimbra, Estremoz y Zaragoza; se invoca su ayuda en casos de amenazas bélicas.

SANTA ISABEL DE PORTUGAL nos enseña la importancia de evitar a toda costa la guerra.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

lunes, 3 de julio de 2017

3 de julio, día de Santo Tomás Apóstol

Hoy, 3 de julio, conmemoramos a Santo TOMÁS, Apóstol.

SANTO TOMÁS (¿?-¿72?) nació en la región de Galilea, en el actual Israel, en el primer decenio antes o después de Cristo.

Antes de ser llamado por Jesús para convertirse en uno de sus doce apóstoles, Santo Tomás era con certeza pescador. A pesar de que son pocos los datos que se tienen sobre su vida, es uno de los apóstoles de los que más conocemos, gracias sobre todo al Evangelio de San Juan.

Este texto menciona a Santo Tomás arengando a los otros a seguir a Jesús: “Vayamos también nosotros a morir con Él.”

Sin embargo, el hecho por el que tal vez se recuerda más a este apóstol es por no haber creído a los demás discípulos cuando le anunciaron la Resurrección: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré.”

Poco después se le apareció Jesús redivivo, quien efectivamente le mostró la señal de los clavos y le hizo meterle la mano en la herida de su costado. Luego sentenció: “Porque me has visto, has creído. Dichosos los que no han visto y han creído.”

Con base en que “Tomás”, cuyo equivalente en griego es “Didymos”, se traduce como “gemelo”, o “mellizo”, se ha especulado que Santo Tomás hubiera sido hermano, medio hermano, o incluso hermano gemelo de Jesús. Existe también un evangelio apócrifo atribuido a Santo Tomás, el cual narra supuestos hechos fantásticos de Jesús durante su infancia, apareciendo él como hermano suyo.

La tradición cuenta que cuando los Apóstoles se dispersaron tras la muerte del Maestro, a Santo Tomás le correspondió viajar al Oriente, en concreto a India, a predicar. Tras largos años como misionero, habría muerto bajo martirio, atravesado por lanzas, en Calamina, o sea Mailapur, que actualmente es el barrio de Mayilapuram de la ciudad de Madrás, o Chennai, al sur de ese país.

Aunque no existen documentos históricos que así lo corroboren, cuando los europeos (portugueses) llegaron a la India unos quince siglos después, encontraron que ya existía ahí desde tiempo inmemorial una nutrida comunidad cristiana, la cual se había desarrollado aislada, sin nexos con Roma, y que habría nacido a partir de las prédicas de Santo Tomás Apóstol.

SANTO TOMÁS nos enseña el valor de creer sin necesidad de ver.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

domingo, 2 de julio de 2017

2 de julio, día de San Bernardino Realino

Hoy, 2 de julio, conmemoramos a San BERNARDINO REALINO, Sacerdote.

SAN BERNARDINO REALINO (1530-1616) nació en Carpi, Módena, Italia, en el seno de una familia ilustre.

De niño, después de haber quedado huérfano a tierna edad, San Bernardino Realino recibió su primera enseñanza con maestros que acudían a su hogar, pero más tarde fue enviado a continuar sus estudios a la Academia de Módena.

A los 26 años obtuvo el grado de doctor en derecho civil y canónico, y decidió desarrollar su carrera como servidor público. Ejerció, así, el cargo de alcalde en varias ciudades pequeñas, destacándose por su rectitud y por su hábil manejo de las finanzas.

En 1565, sin embargo, su vida cambió por completo (cuenta la tradición que a raíz de una aparición del Niño Jesús) cuando San Bernardino Realino toma la decisión de abandonar la carrera de funcionario e ingresar a la Orden Jesuita, recientemente aprobada.

En 1567, San Bernardino fue ordenado sacerdote, y se convirtió en maestro de los jesuitas noveles. Siete años más tarde fundó un colegio jesuita, al cual dedicará el resto de sus días, en la ciudad de Lecce.

Lecce se convertiría en más que su hogar por los siguientes 42 años. San Bernardino, o el padre Realino, estuvo siempre muy cerca de la gente de su comunidad, y supo encontrar siempre la mejor manera de resolver los problemas de todos.

El padre Realino siempre encontraba tiempo para atender y ayudar a la gente sin hacer distinciones de ningún tipo, apoyando por igual a pobres y ricos, a instruidos y a ignorantes, y mostrando siempre una infinita paciencia que contrastaba con su dinamismo.

Antes de fallecer a los 86 años de edad, San Bernardino Realino tuvo el inusual privilegio de convertirse
en vida en santo patrono de la ciudad de Lecce.

Los regidores de la ciudad lo visitaron en su lecho de enfermo para preguntarle si aceptaba convertirse en el protector de la ciudad de generación en generación hasta el final de los tiempos.

Con la poca fuerza que le quedaba, pronunció un enfático “sí”. San Bernardino Realino fue canonizado por el papa Pío XII en 1947.

SAN BERNARDINO REALINO nos enseña el valor de empeñar la vida en el servicio a la comunidad.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

sábado, 1 de julio de 2017

1 de julio, día de San Simeón el Loco

Hoy, 1 de julio, conmemoramos a San SIMEÓN el LOCO, Asceta.

SAN SIMEÓN EL LOCO (522-590) nació en Edessa, la actual Sanliurfa, en Turquía.

La principal referencia con que se cuenta acerca de la vida de este santo proviene de una obra del siglo VII, Vida de Simeón el Loco, de Leoncio, obispo de Neápolis.

San Simeón de Emesa es claro ejemplo de un salos, o sea un tonto por Cristo. Es decir, un santo que se hace pasar por loco para moverse entre la sociedad con todo tipo de libertades y ningún tipo de responsabilidades, y desde ese retorcido ángulo predicar el Evangelio.

La tradición cuenta que de joven, durante una peregrinación a Jerusalén, se detuvo en el monasterio que había legado San Gerásimo a orillas del Jordán, donde se practicaban duros ejercicios de ascetismo.

San Simeón el Loco habría permanecido ahí por cuarenta años, si bien muchas de las prácticas las llevó a cabo en soledad en el desierto.

Al cabo del tiempo marchó a Emesa, la actual Homs, en Siria, donde vivió como necio o loco a causa de Cristo. Esta actitud le permitía acceder de manera inadvertida desde a las familias más acaudaladas hasta las personas rechazadas por la sociedad.

A través de provocar a la gente de manera escandalosa, la movía a reconocer la verdad, y en esas instancias era cuando predicaba el Evangelio, aunque a veces le costara humillaciones y palizas, lo cual él tomaba como un modo de penitencia.

Cabe decir que entre las libertades que eventualmente se atribuía se contaban entrar desnudo a un baño de mujeres, visitar prostíbulos y recibir acusaciones de haber embarazado a alguna mujer; asimismo le placía evacuar en público. Sin embargo, en ningún lado consta que haya roto las normas religiosas o éticas.

Como todo salos, San Simeón de Emesa era un gran actor, aunque acaso también un gran cínico. En todo caso, su proceder captaba la atención, y sus atentados en contra de la decencia se mitigaban por su actuación como alienado.

Si bien por un camino inusual, San Simeón el Loco consiguió que muchas personas hicieran acto de conciencia y se acercaran a Cristo. Sólo hasta después de su muerte fue revelada su verdadera identidad.

SAN SIMEÓN EL LOCO nos recuerda que la realidad existe bajo múltiples posibilidades distintas.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +