lunes, 8 de agosto de 2016

8 de agosto, día de Santo Domingo de Guzmán

Hoy, 8 de agosto, conmemoramos a Santo DOMINGO de GUZMÁN, Fundador.

SANTO DOMINGO de GUZMÁN (1170-1221) nació en Caleruega, cerca de Burgos, España, en el seno de una noble familia castellana-alemana.

A pesar de su condición social, desde joven Santo Domingo se distinguió por la austeridad con la que acostumbraba vivir y por su caridad hacia los pobres.

A los 15 años se estableció en Palencia para estudiar teología y artes liberales. Ahí, durante una gran hambruna, regaló o vendió todas sus pertenencias para conseguir comida y repartirla entre los hambrientos.

En 1194 concluyó sus estudios y fue consagrado como sacerdote. En 1203, Diego, el obispo de Osma, donde Santo Domingo había sido adscrito, tuvo que realizar una delicada misión diplomática en Dinamarca, y se llevó a Domingo como su acompañante para el largo viaje.

Al constatar cómo las herejías de los cátaros y de los albigenses se esparcían rápidamente por todo el sur de Francia, tomó la decisión drástica de convertirse en misionero.

El papa Inocencio III, no obstante, le encomienda predicar entre los descarriados como parte de una delegación pontificia, y Santo Domingo dedica los siguientes años de su vida a una intensa actividad de persuasión y predicación, de oración y penitencia.

Él veía que el lujo y la pompa que ostentaban los delegados del papa ejercían un efecto negativo entre la gente simple, y se decidió a implementar un nuevo acercamiento con el fin de recuperar fieles.

Así, a raíz de experiencias tan intensas, Santo Domingo de Guzmán fundó finalmente en Toulouse la Orden de los Predicadores en 1215. Ésta devendría la Orden de los Dominicos, que históricamente y hasta la actualidad es una de las más importantes de la Iglesia.

El objetivo principal de Santo Domingo era dar a la predicación una forma estable y organizada. El papa Inocencio aprobó en principio la Orden, y un año después, tras su muerte, su sucesor, el papa Honorio III la aprobó de manera oficial y definitiva.

A partir de 1217, Santo Domingo comenzó a diseminar a sus hijos por toda Europa; en especial envió varios a Bolonia y a París, que eran los principales centros de estudio de la época.

Gracias a su infatigable energía, la Orden de Predicadores iba creciendo rápidamente. En 1220 y 1221 Santo Domingo de Guzmán presidió en Bolonia los primeros dos Capítulos Generales para redactar la “carta magna” de la Orden y establecer los principios que la rigen.

Éstos son: predicación, estudio, pobreza evangélica, vida comunitaria, difusión de la Orden a través de actividad misionera.

Santo Domingo de Guzmán falleció inesperadamente en Bolonia, en una celda del convento que él había fundado. El siguiente papa, Gregorio IX, lo canonizó en 1234.

SANTO DOMINGO de GUZMÁN nos enseña la importancia de la rectitud y del espíritu de sacrificio.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

5 comentarios:

  1. Gloriosísimo Padre mío Santo Domingo, elegido de Dios para sus grandes designios en el mundo, predilecto de la Reina de los cielos, cuyas glorias y amor publicasteis y difundisteis, obtenednos nuevamente el triunfo de la verdad sobre el error y apartad el brazo vengador de la Divina justicia sobre los pecadores.

    ResponderEliminar
  2. Santo Domingo, ruega por nosotros||

    ResponderEliminar
  3. Santo Domingo de Guzmán te pedimos intercedas ante Dios Nuestro Señor para que nos conceda a nuestros hijos, familiares, amigos, lectores del santoral y a nosotros el espíritu de servicio que te caracterizó y nos conceda el bienestar espiritual, físico y material. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor amén. Por tu conducto agradecemos a Dios Padre y a la Santísima Virgen María nuestra madre todos los beneficios que nos han concedido y les pedimos su protección y ayuda especialmente para nuestros hijos. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Santo Domingo de Guzmán agradece al Señor el haber amparado a Francisco en su viaje y también a la familia que lo acompañó, todos han regresado muy bien y felices por lo que han disfrutado. Gracias además por la permanente protección y ayuda que nos brinda mediante la intercesión de ustedes, los Santos que gozan de su presencia en el cielo. Rueguen siempre por nuestras necesidades especialmente aquellas más urgentes y necesarias para nuestra vida espiritual y física, sin dejar de lado lo material que cada uno necesita en esta tierra. Que el Señor aumente nuestra fe en Él, nuestra esperanza y el amor al prójimo que es una manera, la más importante, de mostrar amor a Él. Gracias Santo Domingo por interceder por nosotros! María J.

    ResponderEliminar
  5. Santo Domingo, danos a mi familia y a mi ese espiritu de sacrificio y muestranos el camino del bien, amén

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bien recibidos. ¡Gracias!