viernes, 14 de agosto de 2009

14 de agosto, día de San Maximiliano María Kolbe

Hoy, 14 de agosto, conmemoramos a San MAXIMILIANO MARÍA KOLBE, Mártir.

SAN MAXIMILIANO MARÍA KOLBE (1894-1941) nació en Zdunska-Wola, entonces parte del Imperio Ruso, cerca de Lódz, hoy Polonia.

Raimundo Kolbe era hijo de un humilde obrero textil. Se educó en la escuela franciscana de Lemberg, la actual L’viv, que pertenecía al Imperio Austrohúngaro.

A los 17 años fue aceptado como fraile con los Menores Franciscanos, con el nombre de Maximiliano María. Tuvo oportunidad de estudiar en Roma teología y filosofía, y fue ordenado sacerdote en 1918.

San Maximiliano María volvió entonces a su país para impartir filosofía e historia de la Iglesia en el seminario franciscano de Cracovia; al mismo tiempo se dedicó a la labor editorial, sacando a la luz periódicos y publicaciones cristianos.

A pesar de que enfermó de tuberculosis, en 1927 fundó en Teresin, al oeste de Cracovia, el monasterio “Niepokalanów”, conocido como Ciudad de la Inmaculada, que fue el centro de labor de propagación de la fe. Su órgano de difusión fue la revista “Caballero de la Inmaculada”, que en su mejor época llegó a tirar casi un millón de ejemplares.

Más tarde, en 1930, San Maximiliano María Kolbe expandió su vocación misionera hacia Nagasaki, Japón, siendo también el trabajo editorial su ocupación primordial. Ahí estableció una Ciudad de la Inmaculada hermana de la polaca, la Mugenzai No Sono, y publica en japonés la revista “Caballero de la Inmaculada”, “Seibo No Kishi”.

En el lejano Oriente fundó numerosas estancias misioneras, e incursionó especialmente en la radio de aficionados para difundir el Evangelio a nivel masivo –labor que prosiguió en la Ciudad de la Inmaculada cuando regresó a Polonia en 1936.

En septiembre de 1939, el Reich alemán invadió alevosamente Polonia, dando inicio a la segunda guerra mundial. La ocupación del país fue muy rápida, pero en la nueva situación a los invasores les empezó a molestar la presencia de San Maximiliano María Kolbe.

Finalmente, un año después, en septiembre de 1940, fue aprehendido por los nazis y trasladado al campo de concentración de Oranienburg. Fue liberado en diciembre, pero en febrero de 1941 fue detenido otra vez, y en esta ocasión enviado al campo de exterminio de Auschwitz.

Al llegar al siniestro sitio volvió a cambiar de nombre: dejó de ser Maximiliano María, y pasó a ser el número 16670.

En Auschwitz le fueron asignadas las labores más humillantes, como el transporte de cadáveres al crematorio; sin embargo aquí brilló su espíritu de ayuda y amor al prójimo.

Debido a la fuga de un prisionero, los nazis tomaron represalias matando de hambre a otros diez. Uno de los desafortunados comenzó a gritar y llorar, pues era casado y padre de familia. Entonces, el número 16670 se ofreció para morir en su lugar, diciendo: “Soy sacerdote católico, y no soy casado.”

En la “celda de las hambrunas”, San Maximiliano sobrevivió a los otros nueve desdichados. Se dice que se le oía cantar y rezar a cada rato. Desesperados, los nazis lo asesinaron aplicándole una inyección de fenol.

En 1982, el papa Juan Pablo II canonizó a San Maximiliano María Kolbe, llamándolo “patrono de nuestro difícil siglo”. Es también santo patrono de los periodistas y de los radioaficionados.

SAN MAXIMILIANO MARÍA KOLBE nos enseña, junto con San Juan, que “nadie tiene más amor que el que da la vida por sus amigos”.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son bien recibidos. ¡Gracias!