martes, 12 de julio de 2016

12 de julio, día de San Juan Gualberto

Hoy, 12 de julio, conmemoramos a San JUAN GUALBERTO, Abad.

SAN JUAN GUALBERTO (¿995?-1073) nació en las cercanías de Florencia, en la Toscana, Italia, en el seno de una familia de la nobleza local.

La juventud de San Juan Gualberto estuvo marcada por un evento trágico: su hermano fue asesinado. Durante mucho tiempo buscó al culpable, hasta que finalmente lo encontró y lo tuvo postrado a sus pies.

En vez de vengarse del asesino arrebatándole también la vida, como había sido su propósito en un principio, San Juan Gualberto lo perdonó. La experiencia le hizo acudir a la iglesia, y ahí se decidió a dedicar su vida al servicio de Jesús crucificado. Tenía 18 años de edad.

Así ingresó en 1013 al monasterio benedictino de San Miniato, en los alrededores de Florencia. Sin embargo, pronto tuvo conocimiento de que el nuevo abad había obtenido el cargo por habérselo comprado al obispo. A este delito se le llama simonía.

Indignado, San Juan Gualberto abandona San Miniato, y por un tiempo se la pasa en busca de un nuevo monasterio, seguido por otros monjes que habían abandonado junto con él aquel corrupto sitio.

En un lugar al pie de los Apeninos llamado Vallombrosa, crean hacia 1038 la Congregación Benedictina Vallombrosina, aprobada por el papa Víctor II en 1055, basada en la pobreza y en una austera vida comunitaria; la intención de la congregación era regresar a las enseñanzas de los Apóstoles, de los Padres de la Iglesia, de San Basilio y de San Benito.

Predicando siempre con el ejemplo, San Juan Gualberto se dedicó a su manera a combatir la corrupción que en esa época infestaba a la Iglesia, preocupándose especialmente por acabar con la simonía.

Siempre dispuesto a apoyar la formación positiva del clero y a denunciar la corrupción interna, San Juan Gualberto fue extendiendo poco a poco los alcances de su misión.

En uno de sus viajes para promover el rigor de su regla en distintos monasterios, San Juan Gualberto falleció en el monasterio de Passignano, donde fue enterrado. Al poco tiempo su tumba se convirtió en sitio de peregrinación, y se dice que ahí se obraron varios milagros.

San Juan Gualberto fue canonizado en 1193 por el papa Celestino III.

SAN JUAN GUALBERTO nos enseña el valor de denunciar la corrupción.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

3 comentarios:

  1. Las Dominicas Contemplativas de Zaragoza ofrecen e invitan a jóvenes con inquietudes de vivir una vida de entrega al Señor. Para descubrir la vida de una DOMINICA CONTEMPLATIVA.

    Pueden descubrirlas en Facebook

    Dominicas Contemplativas Zaragoza
    https://www.facebook.com/dominicascontemplativas.zaragoza?fref=nf

    Señor Me Has Mirado a Los Ojos
    https://www.facebook.com/Señor-Me-Has-Mirado-a-Los-Ojos-397807333613696/?fref=nf


    Quiero Ser Monja Contemplativa
    https://www.facebook.com/profile.php?id=100010034160409&fref=nf

    Contacto por e-mail:
    Monasterio Santa Mª del Pilar, Zaragoza (dominicas) isa.virgenmaria890@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. SAN JUAN GUALBERTO GRACIAS POR SU TESTIMONIO DE VIDA Y EN SU FESTIVIDAD LE PEDIMOS RUEGUE POR LAS NECESIDADES DE MIS HERMANOS DE ESTE SANTORAL, Y TAMBIEN POR MI HIJO ROBERTICO QUE MI DIOS LO ASISTA CON LOS TRES ARCANGELES MIGUEL GABRIEL Y RAFAEL JUNTO CON MI MADRE MARIA, PARA QUE LO GUIEN Y TOME DECISIONES POSITIVAS PARA SU SALUD FISICA Y MENTAL, QUE RECUPERE LA FE Y SANE DE SUS INSOMIOS Y LA SANGRE DE CRISTO LO SELLE PARA QUE ALEJE TODO MAL EN SU CAMINAR. GLORIA AL PADRE, GLORIA AL HIJO Y GLORIA AL ESPIRITU SANTO. AVE MARIA PURISIMA. AMEN

    ResponderEliminar
  3. San Juan Gualberto intercede ante Dios nuestro Señor por las necesidades propias y las de todos los demás. Todos necesitamos de la ayuda divina para que nos dé serenidad para enfrentar los males que nos aquejan, mucha fe y esperanza para superarlos y caridad para con quienes nos necesitan. Gracias San Juan Gualberto por presentar estos pedidos al Señor. María J.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bien recibidos. ¡Gracias!