domingo, 15 de noviembre de 2009

15 de noviembre, día de San Alberto Magno

Hoy, 15 de noviembre, conmemoramos a San ALBERTO MAGNO, Doctor de la Iglesia.

SAN ALBERTO MAGNO (1193 o 1206-1280) nació en Lauingen, en Baviera, Alemania, en el seno de la noble familia Bollstadt.

En 1223, San Alberto ingresó en Padua a la Orden de Santo Domingo, o bien Orden de Predicadores, que recién había sido instituida apenas diez años antes.

Largos años de su vida los dedicó al estudio, hasta ser promovido a Magister de Teología, aunque también fue un brillante filósofo y “hombre de ciencia” de su época. Se doctoró en París en 1245.

En la Universidad de París San Alberto Magno impartió la cátedra de Teología, y fue ahí donde clasificó, tradujo y comentó la obra de Aristóteles, y también donde conoció a su discípulo dilecto: Santo Tomás de Aquino.

Tres años más tarde fue enviado por su Orden a Colonia, con la misión de fundar ahí la casa de estudios que habría de convertirse en la Universidad de Colonia. Asimismo promovió la construcción de la catedral de esa ciudad a orillas del Rin, así como de monasterios en varias ciudades.

Con esos proyectos en marcha, en 1254 recibió en Worms el nombramiento al frente de la provincia dominica de Teutonia. Durante esta época realizó numerosos viajes de monasterio en monasterio, casi siempre a pie, promoviendo la estricta observancia de las reglas.

Obedeciendo al papa Alejandro IV, San Alberto Magno se hizo cargo del obispado de Ratisbona, o Regensburg, al frente del cual permaneció unos dos años, antes de regresar a la vida académica.

En 1263 el papa Urbano IV aceptó su renuncia al obispado, y entre 1264 y 1266 San Alberto impartió cátedra en las Universidades de Wurzburgo y Estrasburgo, hasta que en 1269 el Vaticano le concedió regresar a la paz de su monasterio en Colonia.

San Alberto Magno fue uno de los grandes sabios de la Edad Media, y uno de los teólogos más importantes; de ahí sus apelativos de Doctor Expertus y Doctor Venerabilis.

Puesto que también realizó estudios “experimentales” en lo que hoy son campos de la física, la química, la biología, la medicina, la geografía y la astronomía, se le conoce igualmente como Doctor Universalis.

En su Summa Theologiae, la compilación de su pensamiento teológico, obra aparecida en 1270, San Alberto sentó las bases para conciliar el cristianismo con el pensamiento de Aristóteles, que anteriormente había estado relegado debido a la importancia que tuvo Platón para la teología de San Agustín, la cual había sido primordial hasta entonces.

A pesar de que la obra quedó inconclusa, influyó de manera fundamental en Santo Tomás de Aquino para desarrollar su filosofía.

Ya de avanzada edad, se dice que San Alberto mandó construir su propia tumba, y que cada día rezaba ahí el oficio de difuntos. Varios años después falleció, entre sus hermanos. Sus restos reposan en la iglesia de San Andrés, en Colonia.

Luego de largos siglos de espera, San Alberto Magno fue canonizado en 1931 por el papa Pío XI. Es el santo patrono de los teólogos, los filósofos, los científicos naturales, los estudiantes de Ciencias y los montañistas.

SAN ALBERTO MAGNO nos enseña que contar con grandes conocimientos no obstaculiza la humildad y la pobreza.


+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

1 comentario:

  1. es maravilloso cuando el espiritu santo nos regla el don de la sabiduria, pero l verdadera sabiduria la que viene de dios y no la que nos envilece en la sobervia del hombre cuando cree que ya nadie puede enseñarle nada o el le a encontrado explicacion, o teoria atodo grande error de la humanidad. gloria adios.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bien recibidos. ¡Gracias!