viernes, 22 de octubre de 2010

22 de octubre, día de San Abercio de Hierápolis

Hoy, 22 de octubre, conmemoramos a San ABERCIO de HIERÁPOLIS, Obispo.

SAN ABERCIO DE HIERÁPOLIS (¿?-¿200?) nació probablemente en el primer cuarto del siglo II, en algún lugar del Imperio Romano.

De San Abercio conocemos su nombre romano, Abericus Marcellus, y que fue obispo de Hierápolis, capital de Frigia, lo que actualmente es una ciudad en ruinas cerca de Pamukkale, en Turquía.

La tradición cuenta que a los 72 años de edad fue llamado a Roma por el emperador Marco Aurelio para que exorcizara a su hija Lucilla de unos demonios que la habían poseído.

El éxito en esta labor es el tema de una biografía de San Abercio de Hierápolis escrita en el siglo IV, en la cual se mezclan hechos fantásticos y actos que conocemos de la vida de otros santos.

Por lo anterior, durante muchos siglos se creyó que San Abercio había existido únicamente en la leyenda. Sin embargo, en 1882 el arqueólogo William Ramsay descubrió los fragmentos de un epitafio, que logró reconstruir.

La pieza arqueológica, donada al papa León XIII con motivo de su Jubileo, es sin duda anterior al año 216, y presenta uno de los textos más preciados para la historia de la Cristiandad, pues se trata de un testimonio patente de la difusión de la fe en esa época tan remota.

El epitafio fue redactado por el propio San Abercio antes de morir, y en él describe a grandes rasgos su origen, su vida, su llamado a Roma y los viajes que realizó hasta las llanuras de Siria y el Éufrates: “…llevando a [San] Pablo conmigo, la fe fue mi guía en todas partes…”.

Una de las partes más conocidas de este tesoro, que se encuentra actualmente en el Museo della Civiltà Romana, dice más o menos: “Soy discípulo del casto pastor que lleva a pastar a su grey de ovejas por montes y por llanos.”

SAN ABERCIO DE HIERÁPOLIS nos legó con su epitafio uno de los testimonios más valiosos de los inicios de la Iglesia.



+ + +

Recibe diariamente SANTORAL VIRTUAL en tu buzón
+ + +

7 comentarios:

  1. SAN ABERCIO DE HIERÁPOLIS, QUE EN GLORIA ESTES, AYUDANOS Y PROTEGENOS A MI FAMILIA A MI.

    GRACIAS, AMÉN

    ResponderEliminar
  2. San Abercio de Hierápolis, protégenos y ruega por nosotros, amén.-

    ResponderEliminar
  3. SAN ABERCIO DE HIERÁPOLIS, RUEGA POR NOSOTROS. AYUDANOS A SER DISCIPULOS Y A CAMINAR EN SANTIDAD Y JUSTICIA. AMEN

    ResponderEliminar
  4. orlandorojasb@hotmail.com22 de octubre de 2010, 7:45

    ¡¡¡ SAN ABERCIO DE HIERÁPOLIS, QUE EN LA GLORIA DE DIOS PADRE, DIOS HJIJO , DIOS ESPIRITU SANTO ESTÁS AL SERVICIO DE LAS HUMANIDAD VIVIENTE; TE PEDIMOS QUE RUEGUES POR NOSOTROS Y NUESTRAS FAMILIAS Y NOS PROTEJAS DE LOS ESPÍRITUS MALIGNOS QUE ACOSAN A LOS SERES HUMANOS.GRACIAS SAN ABERCIO POR QUE SABEMOS QUE TU TE HACES PRESENTE EN CADA LABOR ESPIRITUAL DE EXORCISMO QUE NOSOTROS REALIZAMOS EN BIEN DE NUESTROS SEMEJANTES. AMEN...AMEN...AMEN...

    ResponderEliminar
  5. Bendito San Abercio limpia mi persona de influencias malignas realizadas por terceros en mi contra y limpia con tu luz en la persona fisica y espiritual de Leonardo cuida su estomago y libera ese cancer en sanacion para que sea sanado en el milagro divino.
    Te lo ruego desde mi corazon.
    Tu hija Alejandra

    ResponderEliminar
  6. SAN ABERCIO QUE EN PAZ ESTES Y RUEGA POR NOSOTROS,AMEN.AMEN,AMEN.

    ResponderEliminar
  7. Bendito San Abercio: intercede ante Dios para que mis padres se vean libres de la influencia demoníaca que los hace combatir al Catolicismo y oponerse al modo de vida preconizado en el Nuevo testamento por Nuestro Señor Jesucristo. Intercede para que el maligno no se acerque ya a ellos y no los haga rechazar el modo de vida tradicional. Mi madre es la más afectada: el odio contra los hombres y el resentimiento contra gente mejor posicionada que ella en la sociedad le están comiendo el corazón. Es como si en él tuviera un cáncer.

    Intercede por ellos ante Dios. No quiero que se condenen. Pero se cumpla siempre la voluntad del Señor. Que así sea.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bien recibidos. ¡Gracias!